EGF (Epidermal Growth Factor)

EFG (Epidermal Growth Factor)

Los factores de crecimiento epidérmico son una familia de varias proteínas naturalmente presentes en nuestro cuerpo. Son un componente clave del proceso de crecimiento y regeneración celular. Diariamente, son responsables de desencadenar la regeneración de las redes microvasculares y mejorar la cicatrización de las heridas iniciando la síntesis de colágeno, elastina y ácido hialurónico.

El Factor de crecimiento epidérmico (epidermal growth factor, EGF) fue descubierto en la década de los ´60 por Stanley Cohen y Rita Levi-Montalcini que les valió el Premio Nobel de Medicina en el año 1986. Sólo muy recientemente (desde menos de 10 años), los científicos son capaces de producirlos de una manera segura y estandarizada.

¿Cómo funciona el EGF?

Los factores de crecimiento son moléculas naturales que actúan como mensajeros celulares, transmiten instrucciones de crecimiento, multiplicación, movilidad y regeneración a los diferentes tipos de células. Son un elemento fundamental en el buen mantenimiento de la piel y numerosos estudios avalan excelentes resultados en el proceso de curación. Desafortunadamente, sus niveles de concentración tienden a disminuir con la edad. Es por eso que procesos como la destrucción del colágeno, que se produce naturalmente bajo los efectos destructivos de los radicales libres, no se repara bien en las personas mayores.

¿Cómo se produce el EGF?

EGF se cultivaron por primera vez en células de levadura o humanas que no eran ideales por razones técnicas. Desde hace pocos años los científicos han descubierto métodos para generar factores de crecimiento estable a partir de células o microorganismos genéticamente modificados inofensivos, que es ideal desde el punto de vista sanitario. El ácido hialurónico que se encuentra en muchas cremas cosméticas se produce con similar proceso biotecnológico.

ah2

¿Todos los EGF son iguales? ¿Hay alguna limitación a su utilización?
Si bien el estado de la técnica permite obtener el EGF recombinante estandarizado, las proteínas son moléculas muy lábiles e inestables, con una vida media muy corta (de menos de 7 horas), por lo que resulta imprescindible estabilizar el EGF (o proteínas similares) para que mantengan la eficacia necesaria durante meses/años en los productos que compremos. Solo la estabilización y correcta tecnología de fabricación de los productos biotecnológicos con EGF permite reproducir los excelentes resultados que los ensayos clínicos muestran. Si no hay unos resultados positivos en pocos días (10-15 días) es muy probable que estemos ante una formulación desde el punto de vista cosmético correcta pero en la que el EGF ha desaparecido y por tanto se habrá convertido en una crema normal sin ningún efecto biotecnológico.

¿Cómo estimular la producción natural de factores de crecimiento?
La producción de factores de crecimiento es un proceso que es naturalmente impulsado por nuestro organismo cuando una herida requiere reparación de tejidos. Hay varias tecnologías capaces de crear una herida microscópica que desencadena la producción de EGF, pero lo normal será compensar la necesidad de EGF endógeno suministrándolo de forma tópica, existiendo numerosos estudios que demuestran y avalan su eficacia.

¿Existen usos médicos de la EGF?

Sí, se ha demostrado que EGF ayuda significativamente en la curación de heridas gracias a su fuerte proceso regenerativo. El EGF se puede utilizar en áreas del cuerpo humano dañadas por cirugía, quemaduras, heridas o accidentes. La investigación ha indicado que el EGF aumentó la tasa a la cual la herida o la quemadura sanaron. EGF ayudó a facilitar los cambios necesarios para revertir las células dañadas a una versión más joven de sí mismos, facilitando la curación de la piel dañada. Esta es la razón por la cual la mayor parte de las cremas de EGF se venden en la cirugía post médica, cicatrización de ulceras o como productos para tratar las quemaduras. Ensayos clínicos recientes muestran posibilidades de utilizar las características del EGF en múltiples aplicaciones como radiodermitis, dermatitis, acné, psoriasis, periodontitis etc.

¿Porque una molécula tan conocida y estudiada científicamente no es más conocida y utilizada?

Al tratarse el EGF de una molécula cara y difícil de manejar y al no poderse patentar, las grandes corporaciones farmacéuticas no han invertido en la investigación y desarrollo de esta molécula. Con el paso de los años el abaratamiento de la obtención y purificación del EGF y proteínas similares, ha hecho que pudiera pensarse su uso en cosmética biotecnológica y que tras un importante auge inicial, no ha tenido el éxito que cabría esperar, por falta de eficacia prometida, achacables al uso de tecnologías de fabricación cosmética inadecuadas para asegurar la estabilización y conservación del EGF y por tanto su eficacia.

¿Cómo pueden los productos cosméticos con EGF ser beneficiosos para la piel?

El EGF aumenta considerablemente la regeneración celular de la piel. Más precisamente, se actuará directamente sobre las células de la piel para producir más colágeno y elastina. Actualmente, es el ingrediente activo más potente conocido para inducir tal efecto de estimulación y regeneración. Esta es la razón por la cual, los tratamientos de EGF pueden revertir los signos de envejecimiento y restaurar el colágeno y resto de elementos de la dermis a los niveles observados sólo en los jóvenes.

¿Cuáles son los efectos visibles del EGF?

Los resultados de múltiples estudios clínicos controlados han demostrado que la aplicación de cremas para la piel que contienen factores de crecimiento: Reduce la apariencia de líneas finas y arrugas Estimula la síntesis de colágeno Mejora la apariencia de manchas de la edad Reduce la pigmentación y las irregularidades de la piel Mejora la textura de la piel y su elasticidad

¿Cuáles son los beneficios del EGF en comparación con otros ingredientes cosméticos?
Debido a sus aplicaciones médicas desde hace veinte años y su uso en cremas médicas (post-quemadura), su seguridad de uso se ha estudiado más ampliamente que cualquier otro ingrediente cosmético. Otras cremas cosméticas pueden contener ingredientes para los que nunca se ha estudiado la seguridad a largo plazo. Peor aún, algunas cremas contienen ingredientes probados como nocivos (PEG, parabenos, sulfatos, etc …).

Escribe y pulsa Enter para buscar